Tipos de costuras a mano y sus usos

Esta vez hablaremos sobre los tipos de costuras que existen, mencionaremos sus nombres y sus usos. Cuando hablamos de los tipos de costura, podemos hablar de una gran variedad de formas de cómo realizar una costura, todo dependiendo de cómo haya aprendido el costurero o el sastre, el estilo y la forma en cómo se realizan las costuras. El hacer costuras pueden ser muchas veces los mismos procedimientos, pero puede que algunas personas lo hagan de una manera diferente, basándose en la comodidad propia, en el tipo de la prenda, o cualquier otro factor a resaltar.

Sin importar si nos encontremos cosiendo a mano, o cosiendo a manos, hay ciertas puntadas que obligatoriamente se deben hacer a mano. El coser a mano puede causar placer al estar haciendo una manualidad, y también hace que la prenda tome un valor mayor. La puntada a mano es mucho más estética, y para una persona detallista le resulta muchísimo más natural, ya que es de la naturaleza humana, mientras que la máquina de coser es mucho más rudimentaria en general.

Es por ello que para el público en general, y para los aficionados y practicantes de las costuras, y de realizar las prendas, no es secreto que las y los grandes diseñadores siempre hacen sus remates y sus finalizaciones de forma manual, dándole así a la prenda un sentido mucho más personal, valioso por ser a mano, y natural para los detallistas.

4 tipos de costura a mano

A continuación, presentaremos las formas más comunes de cómo hacer una costura a mano con sus nombres y para que sirven.

1.      Pespunte:

Este tipo de costura sirve para hacer costuras a mano y también funciona para rematar los hilos. La aguja se pincha y se hace el movimiento de meter la aguja y sacarla cada 2 milímetros, o también cada 3 milímetros más allá de la línea de costura, está prosigue siempre clavando la aguja atrás, y sacándola adelantada. Las puntadas se intercalan por la parte del revés, pero también forman una línea de forma continua por el derecho.

2.      Hilván y pastilla:

El hilván hace que se puedan sujetar de forma temporal 2 piezas de esta tela antes de probar esta misma y pasarla a la máquina, mientras que la bastilla se utiliza para los bordados, los frunces, y también las costuras que se tornan decorativas. El hilo primero se asegura con el tipo de despunte, para luego pasar la aguja varias veces hacia el revés y también hacia el derecho del tejido con puntadas uniformes también con distancias de 2 a 3 mm para las pastillas y 10 mm para el hilván.

3.      Punto de lado:

Este tipo de costura se aplica para los dobladillos, también para unir dos dobleces con una costura que no se vea, es decir que sea invisible. Los dobleces se hacen por los bordes de la tela, y luego se coge una puntada en la tela, esto solo con un hilito, que sea delgado para que no se note por el derecho, y un poco más en lo que sería el borde del doblez. Estas puntadas deben ser pequeñas.

4.      Punto escondido:

El punto escondido es muy parecido al punto de lado, pero estos tienen una diferencia, en vez de hacer un doblez en lo que es el borde de la tela, se levanta un poco esta misma, haciendo que el punto quede escondido u oculto. Primero se toma un hilito de lo que llamamos dobladillo, y luego un hilito de la tela como tal, haciendo que los puntos que se hagan en la tela apenas se noten o se vean. Hay que tener en cuenta que el borde del dobladillo se debe sobrehilar antes de hacer el resto del procedimiento.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *